Vega de Ario

Datos básicos

13.8 Km
Media
5 h
Ida y vuelta

Descripción del recorrido

Nos adentramos en el Parque Nacional de los Picos de Europa a través de un itinerario lineal que se inicia en los emblemáticos Lagos de Covadonga y que finaliza en una de las atalayas más increíbles del Parque, Vega de Ario. Allí los atardeceres son todo un espectáculo y el tiempo parece detenerse para poco después ofrecernos una vista de la bóveda celeste que nos acabara de cautivar, por lo que es muy recomendable quedarse a dormir en el refugio completando así una experiencia única. Se recomienda Consultar épocas de apertura del refugio de Ario en los puntos de información del Parque.


Comprende un recorrido de casi 7 Km de ida y que discurre por senderos bien conservados y con señalización en los principales puntos. El desnivel a superar es moderado con dos puntos concretos donde la pendiente es fuerte. 
Este itinerario nos permitirá descubrir espectaculares praderashayedos, rocas calizas de formas imposibles, plantas carnívoras, rebecoschovas, un refugio y por supuesto la espectacular vega de Ario, al borde del abismo que forma el río Cares.

Con la ayuda del mapa interactivo recorreremos la ruta de un modo más seguro, ya que nos permitirá orientarnos aún en ausencia de cobertura 3G. Además llevaremos con nosotros una práctica guía con los puntos de mayor interés del recorrido.
La ruta comienza en el parking del lago Ercina. Para llegar al aparcamiento hay varias opciones dependiendo de la temporada en la que nos encontremos 
En ciertas épocas (normalmente durante el verano y la Semana Santa), el tráfico a los Lagos está restringido a vehículos desde Covadonga. Lo más recomendable entonces será dejar nuestro vehículo en el amplio parking del Repelao, 1,5 km antes de Covadonga, y utilizar la línea de autobuses que sale desde él (consultar horarios, precios y paradas en la oficina de turismo Cangas de Onís o en la caseta del parking de Repelao). También salen autobuses desde Cangas de Onís.
El resto el año, siempre que la nieve lo permita, es posible llegar hasta el aparcamiento con nuestro vehículo. Para acceder desde Covadonga simplemente debemos seguir la carretera en sentido los lagos hasta el segundo lago, El Ercina

Atención ruta de media-alta montaña. Las dificultades y tiempos citados en la descripción están orientados para su realización en ausencia de nieve. Con nieve, hielo o frío intenso no aventurarse en ella sin el equipo adecuado (crampones, piolet, raquetas, ARVA , ropa térmica etc....) o sin los conocimientos básicos de alpinismo ( técnicas de cramponaje, autodetención etc..).
Como todos los itinerarios que realicemos por los Picos de Europa debemos extremar la precaución en caso de niebla densa, o incluso, suspender los planes ruta (es habitual que la niebla no deje ver más allá de 2 ó 3 m con el peligro que ello conlleva dada la abrupta orografía del Parque). Prestaremos especial atención en la zona del “Jitu” ya que aquí el camino gira a la izquierda para evitar adentrarse en los precipicios que caen hacia el Cares.
En las zonas altas de los Picos las fuentes son poco frecuentes o están secas en época estival por lo que es aconsejable ir provistos de agua para toda la jornada


Parking lago Ercina- Las Bobias
Comenzamos a caminar atravesando las bellas praderas de Campu La Tiese frente al lago Ercina y custodiadas por el pico Lucia a la izquierda. Desde la base del pico Lucia sale un camino bien marcado que avanza entre las cabañas que forman la majada de Ercina y entre las que se encuentra un curioso ejemplar de tejo que crece entre las rocas. 
El camino atraviesa un pequeño arroyo, la riega del Brazu, para alcanzar la vega El Paré tras la ascensión de una pequeña canal más empinada llamada La Cuenye. Desde la vega podremos ver un precioso bosquete de hayas.
Continuando por las preciosas praderas de la Vega de Paré llegaremos a la bucólica majada de Las Bobias, donde se encuentra la fuente de Las Canaletas.

Las Bobias-Vega de Ario
Pasadas Las Bobias el camino discurre por una zona con abundantes bloques de caliza, hayas, algún tejo serbales blancos hasta que llegamos al Llaguiellu.

Nada más pasar el arroyo que nace en el Llaguiellu debemos remontar la que sin duda es la cuesta más empinada de la ruta, La Reblagas, por la que continúa nuestro itinerario en una serie de zig-zags.
Después del fuerte ascenso llegamos a una zona mucho más llana donde el camino discurre por un área caótica salpicada de pequeños jous (depresiones con forma de embudo típicas de los paisajes calizos).
El itinerario continúa por pendientes moderadas hasta que pasada la zona de la Abedulas (antigua majada de pastores), donde ya vemos al fondo una ladera más empinada por la que debemos ascender en zig- zag hasta el Collado del Jito.

Atención en este punto el camino gira a la izquierda pasando entre dos grandes jitos y continúa por una zona salpicada de grandes bloques calizos y jous hasta que en unos minutos llegamos al refugio de Vega de Ario. La vega se encuentra al borde de los precipicios que van a dar al Cares y sin duda nos cautivaran los preciosos contrastes entre el verde de las praderas y el gris intenso de la caliza donde no es raro ver revolotear a bandadas de chovas piquigualdas a la espera de algo de comida “fácil” que puedan dejar los senderistas o algún rebeco.


El descenso lo realizaremos por el mismo camino.