Tapia de Casariego - Porcía

Datos básicos

11.3 Km
Baja
2.5 h
Travesia
recomendada para niños
recomendada para bici

Descripción del recorrido

Esta ruta es un bonito recorrido por la costa occidental asturiana, desde la villa marinera de Tapia de Casariego hasta Porcía, que discurre por una pista perfectamente conservada y adaptada al uso de bicicletas.  
A lo largo de la ruta podremos disfrutar de magníficas vistas al mar Cantábrico y pasaremos por los restos de castros celtas y antiguas minas romanas, deleitándonos además con construcciones tradicionales e indianas que la hacen idónea para disfrutar con toda la familia. Solamente indicar que sobre todo en su último tramo cuenta con algunas cuestas pronunciadas.

Se ha de tener en cuenta que esta ruta está descrita como una travesía, es decir que el punto de llegada es diferente al de partida y que a ambos se puede llegar en coche.
Si no se dispone de dos vehículos para poder regresar al punto de inicio, la vuelta se realizará por el mismo camino de ida. Por tanto hemos de considerar que el tiempo de recorrido aumentará y que la dificultad se puede incrementar.


Tapia-Lagunas de Salave

Partimos de la playa de Tapia, siguiendo el camino que recorre el borde de la costa y que nos lleva al mirador de los Cañones, desde el que se tienen unas espléndidas vistas del puerto.

Tras una parada en el mirador, continuamos el camino atravesando el casco urbano de la villa, del que salimos por la zona de Represas, donde se encuentra el castro del Toxal. Este antiguo asentamiento fue el origen de la actual villa de Tapia. En esta zona existe un lavadero y un albergue de peregrinos.
Pronto encontraremos un desvío a la izquierda por el que seguiremos entre prados de siega hasta llegar a un nuevo cruce, donde tendremos la oportunidad de acercarnos al acantilado. Este balcón natural nos permitirá contemplar los islotes de Pilora, Os Castelíos y el Castelo Rapao, más erosionado por el mar, y también sentarnos y disfrutar de este paisaje en el área de descanso que aquí hay.

Debemos volver sobre nuestros pasos y alejarnos momentáneamente de la costa, siguiendo por el camino que traíamos hasta llegar a un nuevo cruce, que nos llevará de nuevo hasta el acantilado, esta vez en el cabo Cebes. En esta zona podremos observar si vamos equipados con prismáticos, el vuelo de aves marinas como el cormorán moñudo.

Continuando con nuestra ruta nos encontraremos con una pequeña bajada tras la cual nos toparemos con las lagunas de Salave.


Lagunas de Salave- Campos y Salave

Las lagunas de Salave son un buen lugar para hacer un descanso, disfrutando del encanto de este entorno modelado a lo largo del tiempo por la mano del hombre.

Una vez reanudada nuestra marcha pasaremos por la ensenada de El Figo, donde se encuentran los restos de un castro del mismo nombre, en el que se pueden intuir el sistema defensivo y el estilo de vida de los antiguos pobladores de la zona.
La ruta atraviesa ahora las tierras destinadas al cultivo de maíz hasta alcanzar el pueblo de Salave.

Salave-Porcía

Ya entramos en la última etapa de esta ruta, en la que pasaremos primero por el palacio de Santa María del Villar, del siglo XVII, y continuaremos hacia Porcía, donde finaliza esta ruta. Un poco antes de llegar a Porcía, justo antes de alcanzar la desembocadura del río, tendremos la opción de desviarnos de nuevo hacia la costa, donde podremos observar un antiguo cargadero de mineral de hierro situado cerca de la playa.
Una vez hayamos disfrutado de este paisaje marítimo nos dirigiremos al puente sobre el río Porcía, punto final de nuestra ruta. En su entorno podemos visitar la ermita de Los Remedios, la casa del molino y la alameda.