Senda de los Cazadores

Datos básicos

18.6 Km
Alta
6.5 h
Circular

Descripción del recorrido

Esta ruta ofrece la posibilidad de adentrarse en pleno corazón del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido a través de un itinerario circular en que podremos ver algunos de los paisajes más extraordinarios de todo el Pirineo. Comprende un recorrido que discurre por senderos bien conservados y con señalización en las intersecciones. El desnivel a superar es moderado, con zonas de fuerte pendiente al principio del itinerario que se irán suavizando una vez hayamos alcanzado la Faja de Pelay.

Este itinerario nos permitirá disfrutar de la montaña en toda su dimensión. 

Nos deleitaremos con sobrecogedoras panorámicas a vista de pájaro sobre el valle de Ordesa y sus impresionantes farallones con el fondo incomparable de la Brecha de Rolando y las majestuosas montañas calizas de las tres Sorores, todas ellas de más de 3000 m de altitud. Podremos fotografiar impresionantes cascadas como las de Cotatuero, con más de 200 m de caída, la Cola de Caballo, el Salto del Estrecho y las Gradas de Soaso, entre otras. Y por si esto no fuera bastante recorreremos frondosos bosques de hayas, pino rojo, abetos y pino negro así como de acogedoras praderas alpinas.

Debemos tener en cuenta que el tramo del itinerario hasta que llegamos a la Faja de Pelay discurre por fuertes pendientes, no obstante, no presenta ninguna dificultad técnica y la recompensa de las vista merece el esfuerzo.

Atención esta ruta se desarrolla por terrenos de alta montaña. Las dificultades y tiempos citados en la descripción están orientados para su realización en ausencia de nieve. Con nieve, hielo y frío intenso no aventurarse en ella sin el equipo adecuado (crampones, piolet, raquetas, ARVA , ropa termica etc....) o sin los conocimientos básicos de alpinismo.( técnicas de cramponaje, autodetención etc..).

Aparcamiento de La Pradera - Mirador de Calcilarruego 
Para llegar al aparcamiento de La Pradera de Ordesa (punto en el que comienza la ruta) hay varias opciones dependiendo de la temporada en la que nos encontremos. 

En época estival y Semana Santa el tráfico a La Pradera está restringido a vehículos desde la zona del Puente de Los Navarros a unos 3,5 km de Torla. Lo más recomendable es dejar nuestro vehículo en el amplio aparcamiento municipal de Torla y utilizar la línea de autobuses que sale desde él (consultar horarios, precios y paradas en la oficina de turismo).

A partir del otoño, siempre que la nieve lo permita, es posible llegar hasta La Pradera con nuestro vehículo. Para llegar desde Torla simplemente debemos seguir la carretera A-135 hasta su fin en el aparcamiento de La Pradera (7 km desde Torla).

En invierno y principios de primavera la carretera puede encontrarse total o parcialmente intransitable dependiendo de la cantidad de nieve acumulada.

Ya caminando, atravesaremos el aparcamiento de La Pradera hacia la cabecera del valle para tomar el camino que sale a la derecha (ojo no es el camino principal del valle) y que seguiremos durante unos 200 m. En este tramo tenemos una impresionante vista a nuestra espalda de las vertiginosas paredes del Tozal de Mayo, escenario de épicas escaladas alpinas.

Cruzamos el puente sobre el río Arazas y a unos 50 m, al frente, nos encontramos con señalización que ya nos indica hacia la Faja de Pelay o Senda de los Cazadores y mirador de Calcilarruego. Desde este punto hasta el mirador nos espera una dura subida con fuertes pendientes. Este tramo se adentra en un frondoso bosque de hayas, abetos y pinos silvestres y negros que nos cobijaran del sol en los meses de verano, lo que es de agradecer en este duro ascenso inicial.

Todo el esfuerzo se ve recompensado cuando aproximadamente después de 2 horas de marcha llegamos al mirador de Calcilarruego.

Las vistas desde este mirador son extraordinarias a nuestra izquierda las vertiginosas paredes del Tozal de Mayo, al frente la punta Gallinero a los pies de la que se encuentra, un poco más a la derecha, el circo de Cotatuero por el que se precipita su impresionante cascada (más de 200 m). Cerca de ésta se encuentran las famosas clavijas por la que los montañeros pasan suspendidos en el vacío. Un poco más a la derecha, al fondo, veremos la inconfundible Brecha de Rolando protagonista de innumerables leyendas, acompañada siempre por el característico pico del Casco de Marboré.

Mirador de Calcilarruego - Circo de Soaso 
A partir de este punto vamos a poder disfrutar del paisaje con toda comodidad ya que la pendiente suaviza al alcanzar la Faja de Pelay. Las fajas son pequeñas terrazas naturales que discurren colgadas a media altura por los farallones del valle sin apenas desniveles. En este tramo es posible ver algún ejemplar de la preciosa y amenazada Edelweiss, que debe ser respetada.

La senda va atravesando la Faja de Pelay por terreno prácticamente llano, sólo cuenta con pequeñas bajadas y subidas que sortean algunas zonas rocosas. El paisaje es impresionante destacando a nuestra izquierda, la punta Tobacor, con los impresionantes cortados de La Fraucata a sus pies. Una vez hemos atravesado una buena parte de la Faja de Pelay el camino comienza a descender suavemente hacia el circo de Soaso, que ya vemos al fondo.

Desde este punto tenemos una de las vistas más espectaculares y conocidas de todo el Pirineo, el circo de Soaso, con las magníficas e inconfundibles tres Sorores como guardianas. 

Descendemos por buen camino hasta el circo de Soaso, donde se encuentra la espectacular cascada de la Cola de Caballo.

Circo de Soaso-Pradera
El regreso lo realizaremos por el ancho camino principal del valle, que se encuentra excelentemente señalizado y que no presenta grandes pendientes. Recorre todo el fondo del valle de Ordesa, a la vera río Arazas, quedando ahora a nuestra izquierda y en las alturas, la Faja de Pelay, por la que vinimos.

La vegetación va cambiando a medida que vamos perdiendo altura. En la parte alta del valle dominan las praderas alpinas con pinos negros y rodrodendros y a medida que bajamos, nos vamos adentrando en un frondoso bosque de hayas, abetos y bojes como especies dominantes.

A lo largo de este tramo disfrutaremos de impresionantes cascadas que nos iremos encontrando por este orden: Cascadas de las Gradas de Soaso, Cascada la Cueva, Cascada del Estrecho y Cascada del Abanico o de Arazas.
La parte final transcurre por una pista que se adentra en el bosque y que nos conducirá al aparcamiento de La Pradera.