Puerto de Las Señales - Bezanes

Datos básicos

21.5 Km
Alta
5.5 h
Travesia

Descripción del recorrido

Esta ruta nos permitirá recorrer algunas de las cumbres que hacen de frontera entre Asturias y León, y disfrutar de unas vistas increíbles de esta parte de la Cordillera Cantábrica. Atravesaremos además la Vega de Brañagallones, uno de los lugares más emblemáticos de la Reserva de la Biosfera y Parque Natural de Redes, así como el bosque de Redes, un gran hayedo de 585 ha que da nombre al Parque.
Debido a la longitud del recorrido esta ruta se considera de dificultad alta, aunque no se ascienden fuertes desniveles. Hay que tener en cuenta que la mayor parte del recorrido se hace por caminos poco marcados y sin señalizar por lo que, en ocasiones, pueden resultar un poco confusos, por lo que debes utilizar nuestro mapa interactivo para guiarte correctamente. Debes asegurarte de empezar la ruta con suficiente batería en tu móvil y extremar las precauciones durante el recorrido.
Debemos extremar la precaución en caso de niebla densa o fuerte viento, o incluso suspender los planes ruta dado el peligro que conlleva recorrer zonas con esta abrupta orografía. Las dificultades y tiempos citados en la descripción están orientados para su realización en ausencia de nieve. Con nieve, hielo o frío intenso no aventurarse en ella sin el equipo adecuado (crampones, piolet, raquetas, ARVA , ropa térmica etc...) o sin los conocimientos básicos de alpinismo ( técnicas de cramponaje, autodetención etc..).

Puerto de Las Señales – Pico La Bardera

Comenzamos el recorrido en el Puerto de las Señales, junto a la carretera LE-331, donde existe un espacio donde podemos dejar estacionado nuestro coche.
Desde aquí cogemos un camino marcado, pero que debemos abandonar a los pocos metros para seguir hacia el norte por un estrecho sendero entre brezales.
El primer kilómetro y medio es el más duro de la ruta, ya que salva un duro repecho de unos 200 metros de desnivel hasta llegar a la línea de cumbres de la Sierra de Mongayo.
Una vez en el alto, el sendero gira hacia el oeste, y recorre las cumbres que sirven de límite entre Asturias y León. Desde aquí tenemos ya unas increíbles vistas, resaltando en el paisaje el Tiatordos y el Maciédome en la vertiente asturiana y el Pico San Justo en la leonesa.
Pronto llegamos al pico Moneo, con sus 1.826 m de altitud, para continuar por el collado de La Requexadina. A nuestra derecha vemos el pequeño valle por el que discurre el arroyo Mongayo antes de precipitarse en una caída de 60 metros formando el Tabayón de Mongayo, una cascada declarada Monumento Natural por su singularidad y belleza(la cascada no se aprecia desde la ruta debido a su orientación hacia el norte).
Debemos continuar por el sendero que traemos, siempre hacia el oeste hasta llegar al pico La Bardera, de 1.872 metros de altitud.

Pico La Bardera – Brañagallones

Desde este punto ya podemos observar el gran semicírculo que forman las sierras de Pintacanales y de Pries, dejando la Vega de Brañagallones en su interior, y con el Cantu’l Osu como pico más alto.
El camino continúa hacia el suroeste, ahora en un suave descenso a través de brezales hasta la collada Lagunillas. Desde este punto tenemos unas preciosas vistas de la majada de la Vega Pociellu con el pico Tiatordos alzándose a lo lejos tras ella.
Nos dirigimos ahora hacia el pico El Páramo, aunque a media ladera debemos tomar un desvío hacia el norte que nos lleva de nuevo en descenso y entre brezales y rocas a las praderías del Collado de Las Arenas.
A nuestra izquierda tenemos ahora la bonita majada de Valdevezón y el valle del río Monasterio. En esta zona si vamos en silencio, con un poco de suerte podremos observar algún rebaño de rebecos pastando en las zonas más altas.
Pronto veremos ya la Vega de Brañagallones, a la que llegaremos tras un fuerte descenso a través del hayedo.

Brañagallones - Bezanes

En Brañagallones podemos hacer un descanso y aprovechar para comer un bocadillo y visitar la majada.
El último tramo que nos queda coincide con la ruta de Brañagallones y discurre por una pista de uso agroganadero cuyo acceso rodado está prohibido a vehículos no autorizados.
Nada más salir de Brañagallones nos encontramos con la Fuente Pandu Quemau y, poco después, con un pequeño mirador desde el que se divisa el hayedo del Monte Redes con la Peña’l Vientu al fondo.
La pista continúa atravesando el túnel de El Crestón, dejando unos increíbles precipicios a nuestro lado, entre el frondoso bosque de hayas hasta llegar al voladizo conocido como Argayu’l Llobu, construido a fin de evitar aludes de nieve durante el invierno.
Tras un fuerte descenso, y sin abandonar nunca la pista principal, llegamos a la majada de La Grandiella. Tras ella nos encontraremos con la pequeña braña del Ardoviu, donde existe una existe una fuente con dos caños, y con las de Biáiz, El Fondín y El Raigáu posteriormente.
Tras esas brañas llegamos a la zona conocida como el Tesu l’Oración, donde existe un mirador con una bonitas vistas de picos tan conocidos del Parque Natural de Redes como el Tiatordos, el Maciédome o la Peña’l Vientu.

Nos queda tan sólo recorrer el último tramo, a través de un Castañedo, antes de llegar al pueblo de Bezanes, final de esta larga ruta.