Mirador de Ordiales

Datos básicos

22.7 Km
Media
6.5 h
Ida y vuelta

Descripción del recorrido

Esta es una ruta larga, de ida y vuelta, de unos 22 km, por media-alta montaña y con desniveles moderados hasta el refugio, y más fuertes desde éste hasta el mirador. Discurre por pistas y buenos senderos con señalización en las principales intersecciones.
Se inicia en los emblemáticos Lagos de Covadonga y finaliza en uno de los miradores más alucinantes del Parque Nacional: Ordiales.
A lo largo del camino iremos descubriendo la riqueza natural y cultural de este espectacular paisaje: praderas alpinas, hayedos, rocas calizas de formas imposibles, rebecos, majadas, un refugio y por supuesto el espectacular mirador de Ordiales. Desde él obtendremos una panorámica a vista de pájaro sobre el incomparable valle de Angón 1.500 m más abajo.

Con nuestro mapa interactivo podremos ir leyendo acerca de los elementos más interesantes en cada tramo y seguiremos el camino correcto con ayuda del mapa con GPS integrado, además sin preocuparnos de la cobertura 3G.

Atención ruta de media-alta montaña. Las dificultades y tiempos citados en la descripción están orientados para su realización en ausencia de nieve. Con nieve, hielo o frío intenso no aventurarse en ella sin el equipo adecuado (crampones, piolet, raquetas, ARVA, ropa térmica etc....) o sin los conocimientos básicos de alpinismo (técnicas de cramponaje, autodetención etc..).
Como todos los itinerarios que realicemos por los Picos de Europa debemos extremar la precaución en caso de niebla densa, o incluso, suspender los planes ruta (es habitual que la niebla no deje ver más allá de 2 ó 3 m con el peligro que ello conlleva dada la abrupta orografía del Parque).
En las zonas altas de los Picos las fuentes son poco frecuentes o están secas en época estival por lo que es aconsejable ir provistos de agua para toda la jornada.

Aparcamiento La Buferrera - Vegarredonda
Para llegar al aparcamiento hay varias opciones dependiendo de la temporada en la que nos encontremos
En ciertas épocas (normalmente durante el verano y la Semana Santa), el tráfico a los Lagos está restringido a vehículos desde Covadonga. Lo más recomendable entonces será dejar nuestro vehículo en el amplio parking del Repelao, 1,5 km antes de Covadonga, y utilizar la línea de autobuses que sale desde él (consultar horarios, precios y paradas en la oficina de turismo Cangas de Onís o en la caseta del parking de Repelao). También salen autobuses desde Cangas de Onís.

A partir del otoño, siempre que la nieve lo permita, es posible llegar hasta el aparcamiento de Pan de Carmen, lo que nos evitará una caminata de 30 min por pista. Para llegar a Pan de Carmen desde Covadonga simplemente debemos seguir la carretera en sentido Los Lagos hasta el primero de ellos, el Enol, donde veremos una pista que sale a mano derecha en sentido descendente y que debemos seguir durante 2 km hasta el aparcamiento.
En invierno la carretera puede encontrarse ocasionalmente, total o parcialmente, intransitable dependiendo de la cantidad de nieve acumulada.
Describiremos la ruta desde el aparcamiento de Buferrera, donde nos deja el autobús en época estival.

Comenzamos a caminar por la carretera, 500 m en dirección Covadonga, para coger la pista que bordea el lago Enol y que nos conducirá hasta la pequeña vega de Pan de Carmen a través de bellas praderas alpinas salpicadas de pequeñas majadas y ganado.

Desde el aparcamientode Pan de Carmen (aquí comienza la ruta fuera de la época estival) comenzaremos a ascender por una pista entre hayas y algún acebo para poco después cruzar el río Pomperi donde está el Pozo del Alemán de Corao, que se dice se pegaba todas las semanas una caminata de 10 h desde Corao para bañarse en ella.
Seguimos por buen camino en cortos zig-zag hasta la idílica majada de vega La Piedra, que recibe su nombre del gran bloque de caliza que hay en la vega.

Atravesamos las empinadas praderas de la vega y seguimos ya por terreno más llano a través de los verdes pastos alpinos de Canrraso, cerrados a nuestra derecha por pequeños cortados de caliza coronados por hayas, y donde es posible que revolotee alguna chova piquigualda.

Al final de la vega de Canrraso atravesaremos un pequeño arroyo y después de una corta subida alcanzaremos la majada de La Rondiella.

Atravesamos la majada hacia nuestra izquierda para ascender hasta el collado Gamonal.
Las vistas desde este punto son espectaculares. Al frente el refugio de Vegarredonda, unos metros más abajo, con un fondo único formado por alguna de las cumbres más emblemáticas de los Picos: Los Argaos, El Requexón, el Porru Bolu, etc.

Vegarredonda - Mirador de Ordiales 

Desde el collado bajamos hasta el refugio donde podemos aprovechar y reponer fuerzas para enfrentarnos al duro, pero precioso sendero, que discurre entre las rocas y que nos llevará hasta el collado del Forcau.
A partir del Forcau descenderemos unos metros hasta el fondo de un jou (depresión con forma de embudo muy frecuente en los terrenos calizos) para después atravesar los Campos de La Torga y tras un corto ascenso llegar al collado de Sierra Pelada.
El collado sin duda hace honor a su nombre, en un paisaje dominado por rocas desnudas salpicado de pequeñas praderas que crecen entre la caliza y donde es frecuente ver algún rebeco pastando.

A nuestra izquierda, desde el collado, tenemos unas vistas extraordinarias del pico Cotalba que con sus más de 2.000 m es el guardián indiscutible del mirador de Ordiales.
Continuamos nuestro camino atravesando una preciosa pradera alpina desde la que ya vemos el antiguo refugio del ICONA, actualmente en ruinas, pero que nos puede sacar de un buen apurón en caso de mal tiempo. Unos metros más por la pradera y llegamos al mirador de Ordiales desde el que podremos admirar la grandiosidad de estas espectaculares montañas.

El regreso lo realizaremos por el mismo camino.