Lago Isoba-Valle del Pinzón

Datos básicos

12.6 Km
Media
3 h
Circular
recomendada para niños

Descripción del recorrido

Esta ruta permite recorrer un hermoso rincón de la Cordillera Cantábrica, en el límite norte de León, y enmarcado en el Parque Regional de Picos de Europa.

Se trata de un paseo circular que rodea al Pico San Justo, y que discurre durante buena parte del recorrido junto a los ríos Porma e Isoba. El agua nos ofrecerá increíbles paisajes como pozos y cascadas y por supuesto el lago Isoba, en cuya orilla comienza el recorrido.

No entraña gran dificultad por lo que se puede recorrer con niños. Se ha de tener en cuenta que se trata de una zona de montaña y que tanto el tiempo como la dificultad son orientativos y están calculados para recorrer la ruta en ausencia de nieve. Con nieve, no adentrase en ella sin los conocimientos y el equipo adecuado. También se han de extremar las precauciones en presencia de niebla.


Lago Isoba – Los Forfogones

A medio camino entre Puebla de Lillo y la Estación Invernal de San Isidro, se encuentra la localidad de Isoba, último pueblo leonés antes de cruzar la frontera administrativa con la vecina Asturias. Se trata de un pequeño pueblo de montaña que conserva el sabor ganadero a pesar de la cercanía a la carretera y a la estación invernal con el consiguiente trasiego durante todo el año.

Escasos metros antes de esta localidad, a la derecha si te acercas desde León (por la carretera LE-332), hay un cómodo y amplio aparcamiento, prácticamente a orillas del Lago de Isoba, que será el punto de partida de esta ruta.


En las inmediaciones del lago podemos observar un refugio para montañeros, y un chozo tradicional o palloza, de techo de escoba, restaurado y útil para guarecerse. Este lago tiene la particularidad de que durante el los invierno fácilmente se hiela y se cubre completamente por nieve.


La ruta sigue en dirección norte-este, bajando rápidamente hacia el río Isoba, afluente del alto Porma, que en su discurrir paralelo a la ruta, presenta algunos saltos de agua realmente espectaculares.

Una vez abajo, en la orilla, y tras cruzar un pequeño puente de madera, estaremos en una encrucijada donde podríamos elegir entre ir hacia este o hacia el oeste, hacia el pueblo de Isoba. Nosotros elegiremos la derecha, y caminaremos cómodamente atravesando la vega del conocido como valle Langreo.
En este valle destacan las limpias praderas, algunos muretes de piedra bastante bien conservados y desde aquí, si levantamos la cabeza, podremos ver algunos abedulares con sus troncos blancos, especialmente llamativos cuando han perdido sus hojas.

Inmediatamente nos adentraremos en la Foz de Entrevados, paso rocoso y estrecho, que hará que el camino vaya más pegado a la ladera del pico San Justo, vigía de todo el recorrido, debiendo poner más atención en el camino, pero sin dejar de otear a nuestra derecha el encajado río y su rosario de saltos. Con suerte en la ladera de enfrente podremos ver rebecos pastando.

Seguimos avanzando, rodeando el pico, y la vegetación comienza a aumentar alrededor. Llegaremos a un cruce señalizado con un cartel, que nos indicará un acceso al río, que recomendamos hacer. Se trata de una visita puntual al río en una zona realmente interesante, el Pozo de La Leña que cuenta con una curiosa leyenda que incluimos en el mapa interactivo.

Una vez investigado regresaremos al camino principal seguiremos avanzando, ahora rodeados de mayor frondosidad, acompañados por robles, acebos, abedules y hayas, por un camino más abierto, pedregoso y húmedo, donde encontraremos la famosa fuente de Jerumbrosa, también señalizada.

En poco tiempo alcanzaremos las vegas y praderías del río Porma, el camino se ensanchará, y llegaremos a otra encrucijada, que indica nuestro camino y el que lleva a la localidad de Cofiñal.

Para proseguir nuestro destino giraremos a la izquierda y nos dirigimos hacia el norte, paralelos al río Porma, al que trataremos de acceder en el punto indicado, para disfrutar de otro pequeño rincón especial, Los Forfogones.


Los Forfogones-Lago Isoba

Para completar el circuito programado, una vez visitadas las cascadas volvemos a cruzar la pasarela y retomamos el estrecho sendero que directamente ahora se encaminará hacia el norte. Llegaremos hasta el Puente de los Hitos, por donde la carretera de acceso a los puertos de Tarna y Las Señales salva el río Porma.

Desde aquí giraremos radicalmente a la izquierda, para afrontar el tramo conocido como valle del Pinzón, siguiendo la ladera norte del pico San Justo, en las praderas por debajo del hayedo que viste toda la falta del imponente pico.

Encontraremos una estación de medición de Confederación Hidrográfica del Duero al principio de este tramo, una zona más abierta, donde veremos como la carretera asciende hacia los puertos, y dejando a nuestra espalda la visión de un denso y espectacular pinar, el Pinar de Lillo.

Seguimos nuestro camino después de fantasear con el interior de tan magnífico bosque de acceso restringido, y volvemos a la realidad no menos impresionante de nuestro hayedo. Nuestro sendero discurre cómodo a media ladera, con el arroyo de Pinzón abajo, la oscura linde del hayedo arriba, y las praderías con ganado, sobretodo equino, y algún que otro chozo diseminados por el paisaje.

Llegado un punto, nos adentraremos en el precioso hayedo, hasta alcanzar el Collado del Pinzón, que separa los Picos San Justo y Pinzón, y orienta la ruta, ya en su recta final, cuesta abajo, hacia la localidad de Isoba.
Desde el pueblo solamente nos resta alcanzar la laguna en cuyas inmediaciones tendremos aparcado nuestro vehículo.