Dolmen de Merillés

Datos básicos

10.0 Km
Baja
3 h
Ida y vuelta
recomendada para niños

Puntos de interés

Descripción del recorrido

Esta ruta nos llevará hasta un mágico enclave en el que podremos disfrutar de un espectacular yacimiento arqueológico: el dolmen de Merillés. Es una ruta sencilla, sin dificultad y apta para realizar con niños. Hay que tener en cuenta que la ruta recorre una zona de monte bajo, muy expuesta al viento y a la lluvia, así que es conveniente ir provistos de ropa y calzado adecuado.

Descripción del recorrido
Un buen punto de inicio para esta ruta es la plaza del pueblo de Tuña, en el que podremos disfrutar de una buena muestra de arquitectura señorial y nobiliaria. Partiremos desde la Iglesia de Santa María de Tuña, en dirección al antiguo palacio del Cabo del Río, ambas construcciones del siglo XVII.
Seguiremos por la carretera unos pocos metros hasta alcanzar el puente del Carral, donde comienza el sendero propiamente dicho. Caminaremos por una antiguo camino entre robles y castaños primero, y luego rodeado de huertos hasta el pueblo de Merillés. Si estamos escasos de tiempo, podemos acercarnos con nuestro vehículo hasta este pueblo por carretera desde Tuña, acortando el recorrido un par de kilómetros a la ida y otros dos a la vuelta.


Atravesaremos el pueblo de Merillés por sus estrechas calles, y tomaremos de nuevo un sendero en su parte alta que nos llevará hasta la Sierra de los Blancos. Durante la subida tendremos unas buenas vistas del valle del Río Narcea, con el embalse de La Barca al fondo. Tras un kilómetro de suave subida nos encontraremos con un desvío, en el que os recomendamos continuar por la pista para acceder al dolmen desde El Carbachal. La otra opción es continuar tomando el desvío a la derecha y subiendo por un empinado camino que crestea la loma de Peñaescrita. Esta segunda opción es más corta, pero tiene mucho mayor desnivel. Esta alternativa la encontraréis en el mapa interactivo representada como una línea discontinua.


Si hemos seguido por la pista forestal, dejaremos a nuestra izquierda una pequeña edificación en el Carbachal y seguiremos subiendo, hasta que tengamos a la vista una pequeña cabaña junto a un par de árboles, que nos marcarán la localización del Dolmen de Merillés.

El descenso lo haremos por el mismo recorrido.