Cerro Gimio

Datos básicos

7.2 Km
Baja
2 h
Circular

Descripción del recorrido

La ruta del cerro Gimio es conocida también como el itinerario verde. Se trata de una ruta sencilla para recorrer a pie, con suaves pendientes en su mayoría, salvo el tramo de subida al cerro, donde la ascensión, aunque corta, es más pronunciada.
Es un agradable recorrido entre distintos tipos de vegetación hasta el alto, donde existen los restos de una atalaya romana y desde donde tendremos unas vistas estupendas del parque nacional de Monfragüe.

Villareal de San Carlos – Cerro Gimio
El inicio de esta ruta se encuentra en el pueblo de Villareal de San Carlos, desde donde, tras cruzar la carretera EX208, continúa por un camino ancho de tierra que discurre entre los muros de piedra que sirven de cierre de las fincas. Pronto nos encontraremos con un desvío, en el que tomaremos el camino de la derecha.
La senda está bien marcada y atraviesa un paisaje en el que se mezcla la vegetación típica del bosque mediterráneo con plantaciones de eucalipto. Pronto llegaremos al cauce del arroyo Malvecino, que seguiremos hasta encontrar el puente de Abajo. Se trata de un puente de mampostería y madera de construcción reciente, junto al que se encuentra una zona de descanso con mesas y bancos de madera.
Tras cruzar el río debemos seguir por el camino de la izquierda unos 500 m de dura pendiente. Iremos paralelos a un pequeño arroyo hasta llegar a la base del cerro Gimio, donde existe un cruce de caminos en el que tenemos que continuar por el de la izquierda.
Desde este punto tan sólo nos queda recorrer otro repecho de alrededor de 800 m para ascender a la cima del Cerro, donde hay instalado un mirador que nos ofrece espectaculares vistas del parque nacional, del río Tajo y del Salto del Gitano.

Cerro Gimio – Villareal de San Carlos
El regreso lo haremos sobre nuestros pasos hasta la base del cerro, donde tenemos la opción de deshacer el recorrido que trajimos hasta aquí, o continuar por la ruta verde a través de la ladera derecha del arroyo Montecino.
Si optamos por esta segunda opción, debemos continuar por el camino en un suave descenso hasta llegar al puente de Piedra. Desde aquí ascenderemos por una senda escalonada y continuaremos llaneando hasta el cruce con un camino ancho.
Debemos seguir por la derecha, de nuevo paralelos al río, durante más o menos medio kilómetro, donde nos encontraremos con otro merendero y otro puente de piedra. Este es un buen sitio para hacer un descanso y disfrutar de este paisaje antes de emprender ya el regreso hasta Villarreal.
Tan sólo nos queda atravesar el puente y recorrer la pista adoquinada que nos lleva, en ligero ascenso hasta la carretera EX208, hasta las proximidades de Villarreal, donde iniciamos este recorrido.