Cascada de Xurbeo

Datos básicos

2.4 Km
Baja
1.5 h
Ida y vuelta
recomendada para niños

Descripción del recorrido

Esta ruta es un corto paseo acondicionado a la vera del río Negro, en la zona alta del concejo de Aller, y que nos lleva en poco más de 1 kilómetro hasta la bonita cascada de la cascada de Xurbeo.

Es una ruta perfecta para recorrer con niños, únicamente hay que tener en cuenta que hay una corta pero pendiente cuesta, para la que nos vendrá bien llevar bastón o palo de apoyo para no resbalar en la bajada.

Si descargas la guía a tu móvil, podrás utilizar un mapa interactivo con tu localización, el trazado de la ruta y la localización y descripción de los puntos de interés. Además toda la guía será funcional sin necesidad de cobertura.


Murias-Cascada de Xurbeo

El recorrido sale del pueblo de Murias, colgado en la ladera y desde donde ya disfrutamos de una espléndida vista del frondoso bosque que tapiza el valle.

En el pueblo podemos dejar nuestro coche en el aparcamiento. Cruzaremos con cuidado la carretera para iniciar la senda por la pista que veremos descender al otro lado y que está señalizada.


La pista desciende con cierta pendiente hasta el fondo del valle y cruza el río Negro por un puente dotado de barandillas de madera. Desde él podemos ver el bosque de ribera y las claras aguas de este río de montaña. Tras cruzarlo, la ruta continúa a mano izquierda por una fuerte cuesta, que nos tomaremos con calma, aunque es corta.
Una vez en el alto llanearemos un breve trecho y volveremos a descender a la vera del río por una fuerte pendiente, que cuenta con escaleras y barandillas de madera para facilitar el paso.


El camino discurre en todo este tramo entre castaños, avellanos y robles americanos, unos singulares robles de los que puedes leer más si descargas la guía completa a tu móvil.

En poco tiempo alcanzaremos la bella cascada de Xurbeo, en la que sin duda nos detendremos un buen rato para disfrutar de este bucólico rincón.
La ruta prosigue unos pocos metros más para acercarnos a la vera del río Negro, bajo el bosque de ribera y en una zona con grandes bloques de piedra pulidos con curiosas formas por la corriente de sus aguas.

Desde aquí, para regresar al punto de inicio debemos desandar nuestro camino.