Cascada Seimeira de Murias

Datos básicos

6.5 Km
Baja
1.75 h
Ida y vuelta
recomendada para niños

Descripción del recorrido

Este sencillo paseo se encuentra en el concejo de Santa Eulalia de Oscos, en la Reserva de la Biosfera de Oscos-Eo. Al recorrerla nos adentraremos en la auténtica Asturias rural, atravesando un fresco bosque y un pequeño pueblo abandonado. Al final de nuestro camino podremos disfrutar de la cascada Seimera, un recóndito salto de agua de gran belleza.

Se trata de una excursión agradable para hacer con niños, únicamente puede hacerse un poco duro el último tramo por su pendiente, aunque es relativamente corto.

Con la guía interactiva disfrutaremos del recorrido con mayor tranquilidad ya que iremos viendo nuestra posición GPS sobre el mapa y tendremos información sobre los puntos de mayor interés del recorrido.

Pumares - Ancadeira
Iniciamos nuestro paseo en el área recreativa de Pumares, pequeño núcleo rural de tradición ferreira, a menos de 1 km de Santa Eulalia o Santalla, capital del concejo. En Pumares podemos observar buenos ejemplos de la arquitectura tradicional de estos lugares con casas de piedra de cubierta de pizarra y pequeñas ventanas de madera, incluso los restos de un mazo. 

Desde el área recreativa accedemos a Pumares y nos adentramos en la senda que se interna en el bosque y discurre paralela al río Agüeira. El camino es fresco y agradable siempre a la sombra del bosque de ribera o de robles y castaños. Llamarán nuestra atención los muros de piedra que flanquean el sendero tapizados de un espeso manto de musgo. 

Tras un breve ascenso tendremos sobre nosotros los restos de las casa del pueblo de Ancadeira, hoy abandonado. Seguro que perderemos un rato imaginando como sería la vida de las gentes que habitaban en este recóndito paraje.

Ancadeira – Seimeira de Murias
Tras atravesar Ancadeira retomamos la senda que acompaña al río Agüeira, hasta encontrar un puente de cemento que no debemos atravesar. Iniciamos entonces una corta pero fuerte ascensión que nos premiará con el descubrimiento de la cascada o como dicen los lugareños Seimeira.

Ya sólo nos resta continuar por el estrecho sendero hasta los pies mismos de este salto de agua.

El regreso a Pumares lo haremos por el mismo camino.