Ascensión a Peña Ubiña

Datos básicos

8.5 Km
Alta
5.5 h
Ida y vuelta

Descripción del recorrido

Esta ascensión se inicia en el precioso pueblo montañés de Tuiza de Arriba y finaliza en una de las cumbres más representativas de la Cordillera Cantábrica, Peña Ubiña, que por su altura, 2417m, y su privilegiada ubicación ofrece una panorámica espectacular.
Se trata de una ascensión relativamente corta, unos 6 km por la alta montaña de la reserva de la biosfera de Las Ubiñas- La Mesa. El importante desnivel a superar, con pendientes fuertes en el tramo final y los pequeños pasos donde es necesario utilizar las manos para progresar, hacen que sea clasificada como de dificultad alta. Discurre en su práctica totalidad por buenos senderos pero que en algunos puntos pueden resultar confusos, ya que están poco marcados o incluso son inexistentes como ocurre en el tramo final de ascensión a la cima.
A lo largo del camino iremos descubriendo la riqueza natural de este espectacular paisaje: praderas alpinas cubiertas de flores de montaña, un acogedor refugio, chovas piquigualdas, gorriones alpinos, treparriscos y por supuesto el aliciente de encontrarnos en un territorio salvaje en él todavía campan libremente grandes mamíferos como osos y lobos y del que sin lugar a dudas disfrutaremos a vista de pájaro desde la cumbre de Peña Ubiña.
Atención ruta de alta montaña. Las dificultades y tiempos citados en la descripción están orientados para su realización en ausencia de nieve. Con nieve, hielo o frío intenso no aventurarse en ella sin el equipo adecuado (crampones, piolet, raquetas, ARVA , ropa térmica etc...) o sin los conocimientos básicos de alpinismo ( técnicas de cramponaje, autodetención etc..).
Como todos los itinerarios que realicemos por el Macizo de Ubiña debemos extremar la precaución en caso de niebla densa, o incluso, suspender los planes ruta (es habitual que la niebla no deje ver más allá de 2 ó 3 m con el peligro que ello conlleva dada la abrupta orografía).

Tuiza – El Meicín

Comenzaremos en el aparcamiento de Tuiza de Arriba. Cogeremos la primera rampa hormigonada a la entrada del pueblo para acceder a las casas más altas, donde tomaremos el camino que sale hacia la vega del Meicín, por la margen derecha del valle. 

A mitad de camino hacia el refugio de El Meicín, atravesaremos La Portillera, la cual parece invitarnos a dejar las zonas habitadas y adentrarnos en la montaña. En unos 45 minutos llegaremos al Meicín. 

El Meicín – Collado de Terreros
Hacia el sur, justo entre la Peña Cerreos y Peña Ubiña, se encuentra el Collao de Terreros, lugar que marca en cierta manera la mitad de la ascensión. Desde el refugio, dejando a nuestra derecha un pequeño lago, ascendemos hacia el collado por las pendientes herbosas, surcadas por varias trazas de camino que harán que la progresión sea más cómoda.

Terreros – Cumbre de Peña Ubiña
Atención a partir de este punto el camino está poco marcado, en algunos tramos es confuso y entramos en terreno de alta montaña dominado por la roca, pedreros, crestas y canales por lo que deberemos ir atentos de nuestro GPS para no perder la ruta.
A nuestra derecha, hacia el oeste, se extiende una gran ladera de hierba al inicio y pedregosa después, que nos separa de la cumbre. Ascenderemos por un amplio lomo que va desapareciendo hasta convertirse en una canal donde quizá sea necesario apoyarnos con las manos para progresar de forma más segura. La canal se irá abriendo a medida que nos acercamos a la cima y se va dejando ver el vértice geodésico que marca el punto más alto.
Aquí la vegetación escasea de forma visible y solo pequeñas flores de alta montaña como las saxífragas que crecen en las grietas rompen con la monotonía del gris calcáreo perteneciente a la caliza carbonífera, de un gris más oscuro que en otras zonas de la Cordillera y Los Picos de Europa.

El regreso lo podemos hacer por el mismo camino o bien podemos continuar hacia el sur por la cresta de la montaña hasta llegar de nuevo a la pradera, donde debemos girar hacia nuestra izquierda hastallegar de nuevo al Collado Terreros. Desde este punto debemos seguir el mismo camino que hicimos durante la ascensión.